Inicio > 1, Noticias científicas > Problemas medioambientales en Galicia: ocho años del hundimiento del “Prestige”

Problemas medioambientales en Galicia: ocho años del hundimiento del “Prestige”

Hundimiento del petrolero "Prestige"

Se cumplieron 8 años del vertido ocasionado por el petrolero “Prestige” en las costas occidentales de Europa. Afectó a 1200 kilómetros de la costa española y llegó hasta Francia. El sector pesquero llegó a perder 170 millones de euros y el dinero gastado en limpieza superó los 450 millones de euros (todavía no se conocen las consecuencias de los hidrocarburos sobre la salud de los miles de voluntarios que se desplazaron hasta Galicia). A pesar de la enorme cantidad de petróleo que tiñó el mar, los ecosistemas aparentemente parecen haberse recuperado si bien es cierto que algunos estudios señalan el impacto ocasionado sobre ciertas poblaciones sobretodo de invertebrados y aves (arao común, frailecillo atlántico y alca común). Este tipo de contaminación ha sido continua en las costas gallegas durante los últimos cuarenta años así que la biodiversidad existente se ha ido adaptando a las condiciones adversas, desapareciendo las más sensibles a los vertidos.
Los impactos a largo plazo deben ser mejor determinados.
Galicia ha sufrido cinco de las 11 mayores catástrofes petroleras de Europa. En los últimos 30 años, casi un 10% de las mareas negras se han producido en aguas gallegas. La lista de petroleros que a un ritmo más o menos constante encalla en el NO de la península ibérica es larga: (Camponegro (1962, 2 millones de litros vertidos, 70 millas de A Coruña); Ildefonso Fierro (1972, vierte 60500 toneladas de crudo, cerca de A Coruña); Urquiola (Puerto de A Coruña, vierte 40000 toneladas); (Andros Patria, 1978 Cabo Ortegal, vierte 47000 toneladas de petróleo); Mar Egeo (1991, cercanías del Puerto de A Coruña, derramó 60000 toneladas); Prestige (2002, 77000 toneladas se vierten al mar frente a las costas gallegas). A estos barcos hay que sumarles los numerosos derrames que se producen de manera cotidiana y otro tipo de vertidos ya ses procedentes de accidentes (mercante Casón (productos químicos desconocidos), Erkowitz (bidones de insecticida)) o de las industrias.
La existencia de una refinería en A Coruña, el intenso tráfico de buques que transportan hidrocarburos frente a Galicia (70% del total en Europa) y los temporales que azotan el norte peninsular explican el porqué de tanto accidente. Estas condiciones no han cambiado pero ¿Lo han hecho las medidas preventivas que mitiguen los efectos de futuras catástrofes?

Torre de Control Marítimo de A Coruña

La misma pregunta ha sido formulada durante varias décadas y aunque siempre se asegure por parte de los expertos y políticos que se tomarán medidas lo cierto es que o estas son insuficientes o fallan estrepitosamente. La Torre de Control del Puerto de A Coruña, se erigió como un monumento, al estilo de los viejos dioses griegos, para alejar los malos augurios de un nuevo “Mar Egeo”. De poco o nada sirvió con el “Prestige”. 8 años después, el Gobierno español, acuciado por la UE, todavía está ultimando un protocolo seguro para evitar otra marea negra. O sea, que en todo este tiempo, la ley sigue igual y la respuesta ante un caso parecido de nuestras autoridades sería similar a la que se produjo el 13 de noviembre de 2002. Por lo menos ahora sabremos a quién echarle la culpa. El director general de la Marina Mercante será el que tome la decisión de mandar el petrolero al “quinto pino” o darle permiso para que entre en un puerto. Tampoco nos debe tranquilizar mucho la noticia ya que la errónea decisión de alejar al “Prestige” fue tomada por el entonces director general de la Marina Mercante Jose Luis López, eso dicen (ya sabemos que en este país a la hora de tomar responsabilidades el más “pringao” es el que paga el pato).
En cuanto a las infraestructuras y medios algo se ha hecho. El prometido puerto refugio del noroeste de momento no se conoce. El costoso puerto exterior coruñés, todavía en construcción, se inició con esa idea pero ahora ya ni sé en que se ha quedado su objetivo primordial. También se rumorea que el puerto asturiano de “El Musel” podría cumplir ese papel. En cambio, un poco se ha mejorado en los medios para controlar la contaminación. Galicia dispone ahora de cinco remolcadores entre el que se encuentra uno de los mejores de Europa, el “Don Indo”, un buque anticontaminación, el “Urania Mella” (en marcha está la construcción de otro de ámbito europeo que se ubicará en Vigo), siete embarcaciones Salvamar, cuatro helicópteros de salvamento marítimo, un avión de patrulla marítima y un lugar de almacenamiento de grandes barreras.

A día de hoy, no se ha ajusticiado a los causantes de este crimen medioambiental (el único que ha pisado la cárcel ha sido el capitán del “Prestige”). Se espera que el año que viene comience.

Por otro lado, Galicia actualmente está siendo azotado por otros daños medioambientales que no son tan “televisivos” como los grandes derrames de petróleo. La destrucción de sus costas con nuevas urbanizaciones y la preocupante contaminación de las rías pueden ser más catastróficas que el hundimiento de muchos “Prestiges”. Curiosamente estos daños no tienen ni tendrán la misma repercusión que una marea negra aunque sus daños puedan ser mayores y más directos. Sólo pensar en los efectos que puede tener el consumo de marisco contaminado procedente de cualquier ría gallega, debe encender las luces de alarma. Uno de los puntos negros lo encontramos en la Ría del Burgo, destacado entre los lugares más contaminados de España. Ahí existe una recogida descontrolada de marisco con el consentimiento de la Xunta que a buen seguro está surtiendo los mercados españoles.

Las aguas fecales vertidas a la Ría de O Burgo han convertido una ecosistema de gran riqueza biológica en una cloaca.

No sólo en esta ría hay una evidente contaminación producida las aguas fecales, también se detecta otra más inquietante. Quien sepa un poco de química orgánica y biología sabrá que los moluscos acumulan bastante bien en sus tejidos metales pesados. Pues bien, quien se coma un berberecho o una almeja de la Ría de O Burgo debe saber que en cada ración puede que le vaya incluida una cantidad de plomo, cadmio, mercurio… más cuánto más edad tenga sea el bivalvo. La ingesta continua de este marisco podría tener unas consecuencias que ninguna autoridad pública todavía ha estudiado o quizás no quiera dar a conocer.

Los únicos interesados en arreglar este desaguidado son los mariscadores de la ría. Se han ganado la enemistad de muchos coruñeses (los que se están comiendo la mayor parte del marisco contaminado) por su manera de protestar dificultando al tráfico  la entrada a la ciudad. El esperpento de todo esto tiene su punto álgido en uno de los mariscadores denunciando los hechos ante Belén Esteban en “Telecinco”.
El Prestige en “el Aleph” (emitido en Radio Tamaraceite el 12-1-2007).
Primera parte:

Segunda parte:

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: