Inicio > Otras noticias > El tren del sur de Tenerife, reflexiones y soluciones posibles

El tren del sur de Tenerife, reflexiones y soluciones posibles

Entre 3000 y 15000 millones de euros costaría un tren eléctrico, dicen que de levitación magnética, que recorrería la zona sur de Tenerife. El revuelo levantado por esta nueva obra faraónica, financiada en parte dinero europeo cuyo objetivo es el de facilitarle la vida a los tinerfeños y de paso atraer al turismo, ha hecho que se haya creado una opinión en contra de estas y otras infraestructuras similares que pretenden construirse en Canarias. Esta polémica ha surgido, en parte, por las alteraciones del paisaje necesarias para el trazado en un lugar muy sensible a los impactos ambientales. Muchos viaductos y túneles serán necesarios para lograr un trayecto plano en una orografía tan accidentada.
80 kilómetros es lo que tendrá el recorrido de las vías del tren que saldrán de Santa Cruz de Tenerife y llegarán hasta la Playa de las Américas, con 7 paradas en total. 42 minutos es lo que tardarán los 450 pasajeros que usen este servicio lo que da una velocidad media de 114 kilómetros por hora. Este tiempo se reduciría a media hora si no hubiera paradas. La frecuencia de cada salida será de 15 minutos.
Muchos se preguntan si los encargados del proyecto han primero estimado el uso que se le dará al servicio (se habla de al menos 20 años para que sea rentable). En una isla donde las distancias son muy cortas (imposibilitan altas velocidades) y no hay comunicación posible con una gran red ferroviaria como pasa en la península, ¿es el tren la mejor forma de transporte? El tren de cercanías es el ejemplo a seguir de este nuevo modelo de transporte despreciando el tradicional de la guagua (servicio que es bastante deficitario y que se podría mejorar con inversiones muy pequeñas en comparación a la cantidad necesaria para el transporte ferroviario). Estos trenes de cercanías han sido un fiasco en lugares con un número de habitantes parecidos al de la zona sur de Tenerife. Si parecen que son más usados en las grandes aglomeraciones urbanas como Madrid y Barcelona, ciudad esta última aquejada, al menos hace unos años,  por el mal funcionamiento de este servicio lo que debe ser indicativo de la continua inversión necesaria para que su funcionamiento sea el óptimo. Las distancias entre las paradas y los lugares a los que los viajeros se desplazan, con los obligados transbordos, hacen más tedioso y caro el uso del tren.

Otra solución sustitutiva o complementaria

La cantidad de dinero presupuestada para el proyecto, repartida entre los tinerfeños podría ser suficiente para que cada habitante de la isla tuviera un auto eléctrico al módico precio de 4000 euros cada unidad. Esta no sería una mala idea si pensamos en la creación de una industria en la isla centrada en la fabricación, el montaje, distribución y reciclaje de estos vehículos o “desplazadores” unipersonales-familiares motorizados. El nuevo medio de transporte sería de mucha utilidad en recorridos urbanos, los más transitados por los ciudadanos. La necesidad de puntos de recarga o cambio de baterías potenciaría el uso estas zonas en detrimento de las de abastecimiento de combustibles fósiles y además ayudaría al desarrollo de formas de obtención de energía solar , eólica o mejor aún, el desarrollo de los generadores-motores basados en el hidrógeno (el uso de motores-generadores móviles  añade más interés al vehículo eléctrico ya que permite que cada usuario tenga su fuente de energía independiente y adaptable a muchas circunstancias). La poca rapidez y los embotellamiento de vehículos de las vías hechas para su circulación podrían ser obstáculos que frenara su aceptación. Curiosamente aquí el caro tren eléctrico y el vehículo eléctrico encontrarían la solución; un gran medio rápido de transporte en el que puedan ser introducidos esos “desplazadores” unipersonales, incrementaría la rapidez de estos vehículos, evitaría su excesiva acumulación y pondría fin al problema de las cortas travesías de las personas que usan el tren, desde la parada correspondiente hasta su destino final. El trazado podría usar el trazado de las mismas autopistas por las que se desplazan los coches (modelo de transporte que sería menos utilizado en el futuro), de esa manera se reduciría el impacto ambiental y se evitaría el transbordo.

Siempre será más barato fomentar el ahorro mediante el teletrabajo que evite el desplazamiento de personas.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: