Inicio > 1, Cosmos, Noticias científicas > La NASA busca prevenir los daños de una gran tormenta solar

La NASA busca prevenir los daños de una gran tormenta solar

A mediados del siglo XVIII la red de comunicaciones telegráficas fueron destrozadas por una de las tormentas solares más potentes de todos los tiempos. Todavía hoy en día no se sabe muy bien en qué lugar de la escala poner esa llamarada de partículas solares que produjeron una enorme sobrecarga eléctrica.

Las tormentas solares afectan a las redes eléctricas. NASA

¿Qué ocurriría si algo así pasara mañana?

La hipertecnologizada sociedad occidental actual quedaría paralizada por un evento parecido y nada improbable conocida la naturaleza cíclica de los mecanismos físicos del Sol. Aunque el Astro Rey en estos momentos están entrando en uno de los periodos de mínima actividad (estimado por el número de manchas solares) es en los extremos de estas oscilaciones cíclicas dónde parece encontrarse el mayor peligro de intensas tormentas solares. Podemos imaginar ciudades apagándose durante semanas o meses después de varios días de fuertes irradiaciones solares, tiempo suficiente para arreglar las averías. La navegación aérea y marítima se dificultaría mucho ante la imposibilidad del uso del GPS. Internet desaparecería y las telecomunicaciones quedarían reducidas drásticamente. Las operaciones bancarias y financieras se limitarían a las transacciones en metálico. La Era de la Información quedaría hecha añicos y nuestra vida cotidiana sería alterada.

En 2008 se estimó el daño en un desastre similar a 20 huracanes como el Katrina.

El peligro se puede contrarrestar mediante la previsión de estar tormentas solares y desconectando redes eléctricas, transformadores, satélites y aparatos tecnológicos durante cortos periodos de tiempo antes de que los efectos electromagnéticos alcancen la Tierra. En eso andan los técnicos del Laboratorio del Tiempo Espacial del GSFC. Sus modelos tridimensionales de la heliosfera  a partir de datos recogidos por sondas de la NASA que son procesados por un superordenador, permitirán estar mejor prevenidos. A partir de esa información se puede saber a que planetas y sondas serán alcanzados por los fogonazos de partículas solares y cuándo se producirán esos impactos. Estas predicciones no tienen precedentes en la corta historia de los pronósticos del tiempo espacial.

Especial peligro corren los astronautas expuestos a dosis muy altas de radiación, varias veces mayor a los trabajadores de centrales nucleares.  La NASA tiene especial cuidado en contabilizar la dosis de estas radiaciones a la que van recibiendo los astronautas.

2012 está señalado como el año en el que el Sol nos puede dar algún susto con alguna bocanada de iones que apunte hacia nuestro planeta.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: