Inicio > 1, Cosmos, Noticias científicas > Finalizó “Expedición Malaspina 2010”

Finalizó “Expedición Malaspina 2010”

Tras 8 meses de travesía y circunnavegar el globo terráqueo, El Buque oceanográfico Hespérides arribó al Puerto de Cartagena el 14 de julio poniendo fin a uno de los proyectos científicos más ambiciosos que se haya hecho en los últimos tiempos bajo bandera española, la “Expedición Malaspina 2010“. 

El viaje de una longitud de 32000 millas náuticas pasó por Cádiz (sitio oficial de partida), Río de Janeiro (Brasil) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Tras Perth (Australia), Sídney (Australia), Auckland (Nueva Zelanda), Honolulú (Hawai), y Cartagena de Indias (Colombia).

Ruta seguida por el Buque Oceanográfico Hespérides en la "Expedición Malaspina 2010"

Cooperación entre instituciones e investigadores
La clave del éxito de esta idea ha sido la de reunir bajo el mismo objetivo a las mejores instituciones científicas españolas a las que se han sumado otras extranjeras. El coordinador de la campaña, Carlos Duarte, destacó que antes de partir, después de un largo tiempo de preparativos e incertidumbres, se logró alcanzar entre todos los participantes un acuerdo en los métodos e instrumental que se iban a emplear para hacer los diferentes registros de datos. A pesar de la heterogeneidad de disciplinas este consenso entre los investigadores fue un gran acierto ya que permitió optimizar, flexibilizar y sacar un mayor rendimiento al esfuerzo hecho por los científicos. Este avance de trabajo en equipo quedará como ejemplo a seguir en futuras campañas oceanográficas en las que participe un elevado número de científicos. 

Roseta

Subiendo la roseta compuesta por una serie de botellas en las que se recogen muestras de agua y se mide in situ diferentes variables oceanográficas

Por otro lado, Hespérides ha servido para que muchos jóvenes investigadores hayan podido participar en una experiencia muy valiosa para el desarrollo de sus carreras profesionales. 

El ignoto océano

La campaña oceanográfica  tuvo ese aire de expedición científicas del pasado con el mismo optimismo y las ansias por descubrir y saber, tal y como pasó con la aventura que protagonizó Malaspina.

Redes para capturar pequeños organismos/ Joan Acosta-CSIC

Uno de los aspectos más interesantes de la travesía fue que se navegó por zonas mucho menos estudiadas que las regiones marinas cercanas a países occidentales con más recursos (al ser cercanas se han estudiado más). El objeto de estudio, el océano profundo, también es muy poco conocido por lo que el conjunto de datos obtenidos tiene un gran valor para entender mejor los procesos que tienen lugar en el medio marino, importantes para mejorar las predicciones del archiconocido cambio climático dentro del llamado impacto global que abarca un mayor rango de alteraciones en la bioesfera terráquea.

Datos

Los primeros análisis de lo observado han permitido rastrear las huellas de los cambios que están produciéndose en los océanos.

El metabolismo del plancton ha sido modificado por el aumento de las temperaturas  y como consecuencia el efecto sumidero del dióxido de carbono de estos organismos  está cambiando. Además el efecto de la mayor incidencia de los rayos ultravioleta, la acidificación de los océanos por el aumento del dióxido de carbono  también está alterando la vida marina. En mares tropicales y subtropicales los datos químicos alertaron sobre un descenso de los niveles de oxígeno que puede ser debido al efecto del calentamiento global. Los microorganismos se han ido adaptando a la menor a la concentración de oxígeno. 

También los análisis han constatado la presencia de pequeños fragmentos de plásticos en lugares muy alejados de la presencia humana como el Giro del Atlántico Sur, lo que demuestra, una vez más, hasta que punto nuestros desechos están extendiéndose hasta todos los rincones del planeta.

El otro buque que participó en la expedición hace unos meses, el Sarmiento de Gamboa, hizo un transecto desde Las Palmas de G.C hasta Santo Domingo en el que registró un aumento en la temperatura de la cuenca oeste y un enfriamiento de la este, así como un calentamiento del capa oceánica más profunda.  

La vida abisal es menos variada que la existente en las capas más superficiales del océano. Sin embargo, tiene una gran actividad. Un descubrimiento interesante ha sido comprobar que en profundidades en las que reina la oscuridad se han encontrado microalgas en perfecto estado lo que puede ser explicable por la velocidad con la que el fitopláncton está cayendo hacia el fondo marino, una vía de eliminación del CO2 que podría ser mayor que la aceptada en la actualidad. Además, se han capturado pequeños organismos (desde virus hasta medusas y larvas de peces) en la columna de agua comprendida entre la superficie y los 4000 metros de profundidad, lo que permitirá ahondar en el estudio de la genómica de estos seres vivos antes de que algún Craig Venter intente patentar sus códigos genéticos.

Una joven investigadora analiza muestras en el laboratorio del buque/Joan Acosta-CSIC

Un aspecto interesante de esta expedición científica es que se ha podido hacer modificaciones sobre la marcha para prestar más atención a variables que en un primero momento no habían sido tenidas muy en cuenta. Así ha pasado con la catástrofe de nuclear de Fukushima, ocurrida durante esta expedición.  Cuando el Hespérides pasó por el Pacífico, se recogieron muestras de partículas atmosféricas, agua y plancton para evaluar la posible radiactividad procedente de la central nuclear dañada.

En total se han recogido más de 20000 muestras, un legado que quedará conservado en cámaras frigoríficas para que pueda ser estudiado en un tiempo estimado de 30 años. Como ha señalado Carlos Duarte, España ha liderado con esta expedición la oceanografía mundial. Este impulso debe ser aprovechado para proseguir en lo más alto de esta ciencia. Para ello, habrá que proseguir con una línea de trabajos de análisis de los datos y muestras en los centros científicos españoles que servirán para formar a una nueva generación de científicos y acrecentar el número de publicaciones “made in Spain” en revistas científicas de cierto impacto.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: