Inicio > Crónicas aléficas > El niño verde

El niño verde

La última luz del día moría tenue atravesando la claraboya del sótano y enciendiendo con moribundos azules su interior. Yacía, en un ricón, sobre la cama, un niño y a su lado, el Profesor Flo, preocupado por la salud del paciente; sólo rompía la quietud de la escena el sonido del viento moviendo las ramas de los robles cercanos a la casa solitaria.

Flo encontró al niño en la última excursión que había hecho a una de las cuevas frecuentadas por él. Lo descubrió en una de las grutas más profundas, echado en el suelo, casi inerte, envuelto por las tinieblas y el silencio de un sepulcro. El ritmo cardiaco de Flo se aceleró, el instintivo miedo a lo desconocido heló su alma.  La luz de la linterna arrojó de la oscuridad a un ser de piel verde, grandes ojos ycráneo ovalado. Su cuerpo parecía normal y, por el tamaño, tenía que ser un niño. Quizás se había perdido y, en su intento de volver a casa, se perdió en el laberinto subterráneo. Alejado de su hogar, procedente de un submundo interior, desesperado y agotado, terminó esperando con resignación la hora de su muerte en aquella lúgubre gruta. Flo consiguió reanimarlo y sacarlo de allí. Lo cuidó y después de unos días, la pequeña criatura caminó e intento comunicarse en un idioma de gruñidos. Sólo comía vegetales, nada más.

Poco después, el niño enfermó. Su respiración se hizo pesada y el intenso color verde de su piel palideció.

Los ojos del niño verde resaltaron en el sótano al reflejar la claridad de la Luna. Su silbante respiración se había desacelerado. El Profesor, inmóvil, sujetaba la muñeca del niño, ansioso por no dejar de sentir el latido de su corazón. Vibraron los elitros de un grillo; la brisa sacudió el follaje del bosque cercano; las manecillas del reloj de Flo marcaron las ocho y cuarto cuando el pequeño suspiró por última vez arqueando su cuerpo antes de que sus rígidos músculos atraparan aquella postura inerte de dolor infinito. El Profesor sintió en su mano derecha la extinción del flujo vital.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: