Archivo

Posts Tagged ‘estrella’

Los fulgores de la estrella Tabby relacionados con la presencia de una civilización extraterrestre

2 septiembre 2017 Deja un comentario

Una estrella muy lejana llamada (KIC 8462852) Tabby ha despertado la imaginación de los buscadores de vida alienígena. Sus anómalas fluctuaciones lumínicas diferente a otros patrones de fluctuaciones en la luz de la estrella, ha despertado el interés de los astrofísicos.

La estrella Tabby también conocido por los acrónimos de “Where´s the Flux?”  WTF Star, se encuentra entre las constelaciones del Cisne y Lira a una distancia de unos 1500 años luz. Es más grande y brillante que el Sol.

Las observaciones realizadas con el Telescopio Espacial Kepler muestran pequeñas y grandes oscilaciones en el brillo de la estrella con periodos muy diferentes. Por un lado hay bruscas oscilaciones entre un 0,2 y un 20% de un periodo de uno o varios días mientras que hay otras más suaves que duran periodos de cientos de días. Para hacernos una idea, Júpiter solo  produciría una disminución en la intensidad luminosa de esa estrella del 1%. Se especula que el tamaño del cuerpo que puede estar causando esas fluctuaciones tiene que estar cubriendo la mitad del radio de la estrella.. . La tendencia de la estrella en cuatro años ha sido la de una reducción en la intesidad de la estrella del 3%.  Los estudios científicos confirman esta tendencia de pérdida de brillo que según análisis de un registro de fotografías podría haber sido de más de un 20% desde finales del siglo pasado.

La falta de un periodo en la distribución de las variaciones de intensidad de luz procedente de la estrella no permite obtener una clara conclusión sobre el fenómeno o cuerpos que podrían estar detrás de estos registros.

Nueva información procedente de las observaciones realizadas con el Telescopio Espacial Spitzer y el satélite Swift han permitido constatar que la estrella pierde intensidad luminíca en los espectros de las frecuencias de luz ultravioleta e infrarroja, además de la visible. Sin embargo, parece que la disminución es menor en las longitudes de onda del infrarrojo.

Las explicaciones más comentadas hasta ahora de estos dos tipos de extrañas alteraciones lumínicas de Tabby han sido:

  • Una nube de materia rodea a la estrella. Las diferencias de densidad de este disco formado por pequeñas partículas explicaría las bruscas fluctuaciones.
  • Una nube de partículas interestelar o alrededor del Sistema Solar que se interpone entre nosotros y la estrella.
  • Grupos de asteroides o planetas en colisión alrededor de la estrella. La nube de partículas explicaría el enorme descenso de intensidad de luz.
  • Una enjambre de cometas.
  • La estrella tiene una actividad muy anormal, aunque según el tipo al que pertenece no debería comportarse así. Una situación que pudiera explicar esta actividad podría ser que esté llegando al final de sus días.
  • Grandes astros tragados por la estrella (hipótesis para explicar las grandes fluctuaciones en un corto espacio de tiempo).
  • Un gran planeta con anillos y asteroides que comparten parte de sus órbitas con el planeta.
  • Una gran estructura artificial construida por una civilización extraterrestre como explica Tabetha Boyajian, una de las astrofícas del grupo que empezó a estudiar los destellos de la estrella a la que bautizaron en su honor.

 

Para más información:

http://danielmarin.naukas.com/2017/08/31/novedades-con-la-estrella-de-tabby/

http://www.abc.es/ciencia/abci-tabby-estrella-mas-misteriosa-universo-201608262243_noticia.html

https://es.wikipedia.org/wiki/KIC_8462852

Sonidos de supernovas

Últimamente se está poniendo de moda ponerle música y sonidos a cosas que aparentemente no tienen.  Transformar en ondas sonoras hechos o conceptos más abstratos como una fórmula matemática o una estructura es algo que implica una alta dosis de originalidad.

Uno de estos ejemplos lo podemos encontrar en la sonata  “Supernova” compuesta por un estudiante de posgrado de la “Universidad de Vitoria”, Alex Parker y una investigadora posdoctoral de la “Universidad de California”,  Melissa Graham.

Las notas la ponen las 241 supernovas tipo Ia captadas por el Telescopio franco-canadiense de Hawai en un proyecto llamado Supernova Legacy Survey. Se observó una zona del firmamento equivalente a 16 lunas llenas, dividida en cuatro campos.

 

Estas explosiones estelares se producen cuando una pequeña estrella del tipo enana blanca crece hasta llegar a ser inestable. En ese momento estalla y libera una gran cantidad de luz y energía apareciendo repentinamente en el espacio.

Los compositores, dependiendo del lugar donde se encontraba la supernova observada, le asignaron una nota de piano o bajo. Si estaba en una galaxia con bastante masa, le ponían un sonido del bajo, si era poco masiva le daban un sonido del piano.  Cada nota suena con un volumen que depende de la  distancia a la que se encuentra el objeto. A mayor distancia menor la intensidad a la que se escucha el sonido correspondiente. El tono lo asociaron a otra característica, la de la amplitud de la explosión. Al ser mayor esta variable mayor era el tono.


La sinfonía dura escasamente algo más de un minuto. Esto traducido a tiempo real, si un segundo equivale a dos semanas, estamos hablando de  tres años (2003-2006). La representación de los resplandores  no están a escala ya que en realidad estas supernovas son casi imperceptibles en el firmamento nocturno que vemos en la Tierra al estar muy distantes.

Anómala distribución de temperatura en un Júpiter caliente

La NASA ha dado con un nuevo exoplaneta gracias al telescopio espacial Spitzer. Lo extraño de este cuerpo es que tiene una zona a una gran temperatura en un punto que no le corresponde. Se trata de un gigante planeta gaseoso llamado Épsilon Andrómeda b que orbita a muy poca distancia de su estrella con una de sus caras permanentemente orientada hacia ese sol. Pertenece a los llamados Júpiteres calientes, por ser grandes cuerpos celestes gaseosos con una alta temperatura.

El planeta Épsilon Andrómeda b no tiene su zona más cálida en la región iluminada por su estrella. Recreación artística del exoplaneta

Lo que se podría tender a pensar es que la parte más cálida de estos planetas se debería encontrar en la cara orientada hacia la estrella, pero las observaciones hechas han situado este punto ligeramente fuera de la zona que se supone debería ocupar.

Sin embargo, el descubrimiento hecho con Spitzer ha cambiado drásticamente la localización de la región más cálida de estos grandes Júpiteres. Esa región fue detectada en la parte opuesta a la estrella lo que pone en evidencia el enorme desconocimiento de los astrofísicos sobre la mecánica atmosférica de estos planetas.

El estudio hecho por la NASA encontró el lugar de mayor temperatura en la zona no esperada del planeta

Desde que Spitzer se puso en funcionamiento, en el año 2005, se pudo empezar a analizar la atmósfera de exoplanetas gracias a la detección directa de fotones procedentes de estos cuerpos celestes que orbitan alrededor de otra estrella distinta al sol.  Desde entonces se ha trabajado con Spitzer y Hubble para estudiar  atmósferas de algunos Júpiteres calientes.  En este tiempo se ha podido detectar agua, metano, dióxido de carbono y monóxido de carbono.

El estudio que estamos citando, hecho en febrero de 2010, se hizo con datos recogidos durante cinco días de Épsilon Andrómeda b. Se usó el método del “bamboleo” o velocidad radial en el estudio de este Júpiter caliente. En este caso el exoplaneta no se cruza en el campo de visión de la estrella como otros cuerpos celestes parecidos.  Para ello, se midieron las fluctuaciones de radiaciones infrarrojas desde telescopios en Tierra.  Spitzer midió la luz procedente de la estrella y el planeta.  Si bien no se pudo medir esa luz directamente del planeta, se registró la diferencia de intensidad de radiaciones infrarrojas. Esta intensidad se incrementaba cuando la cara más caliente del planeta estaba orientada hacia la Tierra.  A mayor intensidad de luz infrarroja emitida mayor es la temperatura de la zona que procede.

En el gráfico se puede observar las fases del planeta y la distribución del brillo que emite. Se aprecia la onda esperada y la observada. El máximo no coincide con la fase en la que el planeta refleja la mayor cantidad de luz procedente de la estrella. Una fase que dista de esa 80º es donde se encuentra la cresta. En la fase en el que se halla la cara bajo la sombra, el nivel de brillo es alto. Algo produce esta alteración. Es interesante fijarse que la zona de la anomalia no se distribuye simétricamente tal y como muestran las dos fases en la que el planeta está a la izquierda o a la derecha de la estrella (una especie de cuaro creciente y cuarto menguante).

Aunque uno tienda a pensar que el sistema debería aparecer más brillante cuando el planeta estuviera detrás de la estrella y su luz se reflejara en éste y que en el caso de que el planeta mostrara su lado oculto a la luz del sol, el mismo razonamiento nos llevaría a pensar que el sistema aparecería menos brillante, lo que se ha observado es que cuando el planeta está a un lado de la estrella se produce la máxima intensidad de infrarrojos captados. Esta anomalía, fuera de la zona que está directamente iluminada por la estrella, es un enigma al que no se le ha encontrado una posible solución.  La causa de la extraña distribución de temperatura se podría deber a la existencia de vientos supersónicos generadores de ondas de choque que provocarían el calentamiento del planeta. Además podría haber otras interacciones como las debidas al campo magnético.  Pero estas son sólo conjeturas que deberán esperar al estudio de otros Júpiteres calientes.  Lo que parece claro  que los exoplanetas no dejan de sorprender a los astrofísicos a los que les espera un largo camino de investigación.

Un agujero en medio de una nebulosa

El Telescopio Espacial Herschel ha hecho un inesperado descubrimiento: un agujero en una nebulosa. Aparece envuelto en una nube verde en medio de un grupo de jóvenes estrellas terminando su proceso de formación dentro de una gran masa de gases y polvo. El telescopio no sólo ha servido para obtener unas de las imágenes más nítidas de este tipo de fenómenos en el que se producen corrientes de materia que se arremolinan alrededor de las estrellas recién nacidas; además ha permitido descubrir lo que podría ser un paso más dentro de este proceso de génesis estelar.

Podemos ver ampliado el agujero existente en la nebulosa debido a las corrientes de materia y a las radiaciones emitidas por las estrellas que se están formando en su interior

La nube de gas fotografiada se denomina NGC 1999. Hasta no hace mucho no se sabía lo que contenía el interior de estas formaciones debido a que se bloquea el paso de luz a través de su masa.  La imagen que se obtenía entonces era un espacio oscuro. El desarrollo de las técnicas de observación en IR ha hecho que hoy podamos ver lo que hay en el interior de esas nebulosas. Sin embargo, lo que esta vez no se esperaban los astrónomos es volver a encontrar otra zona oscura dentro de la nube. Pensaron que se podía deber a un error o a la existencia de una región con una alta densidad.  Tras las pertinentes comprobaciones y la ayuda de telescopios ubicados en tierra, llegaron a la conclusión que aquella oscuridad era debida a la existencia de un vacío. Y eso es lo que ha extrañado a todos porque nunca antes se ha detectado algo parecido.

Lo que quizás pudo pasar es que uno de los flujos de masa hacia una de las jóvenes estrellas pudo abrir la nebulosa en ese punto, arrastrando su materia. Las radiaciones emitidas por la joven estrella ayudarían a remarcar este agujero en medio de la nebulosa.

Fuente: NASA, 11-5-10

A %d blogueros les gusta esto: