Archivo

Posts Tagged ‘ondas de radio’

HAARP ataca a la sonda rusa Phobos-Grunt

17 diciembre 2011 Deja un comentario

Los rusos parecen haber encontrado la explicación para que su sonda Phobs-Grunt, otro fiasco marciano ruso, haya fracasado. El archiconocido sistema de comunicaciones estadounidense HAARP (metido en cincuenta mil berenjenales desde el cambio climático hasta megaterremotos inducidos, pasando por el control mental) podría haber bloqueado las comunicacioes con Phobos-Grunt, después de que esta alcanzara la órbita en la que está atrapada dando vueltas alrededor de la Tierra hasta que caiga, a principios de enero.

HAARP

Estación HAARP

Nikolay Rodionov, un comandante de la unidad del sistema de alerta temprana de misiles balísticos, cree que detrás de los errores de la nueva sonda marciana se encuentra la tecnología estadounidense. Rodionov asegura que los americanos quieren controlar la ionosfera para usarla en sus fines bélicos, dentro de un complejo plan de escudo contra ataques con misiles. Para ellos usa la estación HAARP del Ejercito del Aire Estadounidense (High Frequency Active Auroral Research Program) situada en Alaska desde 1993. Además, En este proyecto han colaborado agencias estatales y federales, instituciones de educación y universidades. En esta red de antenas se realizan experimentos activos y pasivos con la ionosfera usando el radar.

El objetivo principal de HAARP es el de estudiar la ionosfera, una capa atmosférica importante en la propagación de ondas de radio ya que es capaz de reflejar las señales producidas en esta frecuencia extendiendo el alcance de las comunicaciones. El mejor conocimiento de la ionosfera permitiría su uso más óptimo en las aplicaciones de transmisión de información comercial o militar o incluso aumentar el límite de las comunicaciones hasta zonas subterráneas o submarinas.

Phobos-Grunt en el espacio

Phobos-Grunt en el espacio dando vueltas alrededor de la Tierra

La estación dispara pulsos de ondas desde radares a puntos de la ionosfera, en tierra usa los instrumentos de captación de señales para analizar los efectos de estos “rayos” capaces de excitar a los iones atmosféricos. De esta forma, se observa la interacción entre las ondas de radio y el flujo de partículas con carga en la ionosfera. Un instrumento denominado IRI (Ionospheric Research Instrument) envía pulsos de ondas dentro de un intervalo de frecuencias (2,8-10 MHz) y una potencia de 3,6 MW, suficiente para calentar una pequeña zona de la ionosfera. Sin embargo, el efecto a escala global es insignificante y se necesitan instrumentos muy sensibles para captar los cambios producidos por estas ondas.

HAARP  no es la única instalación de este tipo, hay otras en diferentes lugares del planeta (Noruega, Rusia, Perú) pero la estadounidense es la más potente.

Noticia desmentida desde Alaska
La acusación del excomandante ruso ha sido negada por el director del programa HAARP (Craig Selcher) (esto de desmentir algo a veces tiene su efecto contrario ya que da alas a las sospechas más descabelladas al ser tenidas en cuenta). Selcher asegura que el instrumento IRI no estuvo operativo el día del lanzamiento de la sonda Phobos-Grunt.

Por otro lado, aunque se hubiera usado el IRI, es imposible que el supuesto rayo mortífero hubiera dañado a la nave espacial al estar muy distante la órbita de la sonda rusa (200-400 kilómetros). En todo caso, podría afectar a un avión, pero no a un objeto tan lejano. Las ondas pierden potencia a media que se propagan hacia cotas mayores. En caso de que la sonda hubiera entrado en el campo de ondas HAARP estas serían menores de 1,03 miliwatios por centímetro cuadrado, según Selcher, causando los mismos efectos que la luz de una bombilla de 60 watios, una insignificancia al lado de los 135100 watios por centímetro cuadrado de las radiaciones solares que llegan a las capas altas de la atmósfera.

Por otro dato es que los satélites existentes en la órbita baja de la Tierra nunca se han visto afectados por HAARP, es más, se usan estos pulsos de ondas rutinariamente en lugares donde hay satélites que están estudiando la ionosfera sin que ninguno haya sido dañado.

Un asteroide pasará cerca de la Tierra

6 noviembre 2011 Deja un comentario

En estos días, tras el “fiasco” del Elenin,  tenemos la visita de una de esas rocas errantes que de vez en cuando se cruzan con la órbita terrestre y la lunar. El nombre del asteroide es 2005 YU55. Desde Goldstone en la Agencia de la Red del Espacio Profundo y desde las instalaciones del Radar Planetario de Arecibo están siguiendo al asteroide que pasará a una distancia mínima de nuestro planeta más pequeña que la distancia a la que se encuentra la Luna. El máximo acercamiento se producirá el día 8 de noviembre a las 23:28 (hora canaria) y pasará a una distancia de 324600 kilómetros (85% del espacio que nos separa de la Luna). En los últimos 200 años este asteroide no se había aproximado tanto a la  Tierra.

Trayectoria de 2005 YU55

En Abril de 2010 desde el Radiotelescopio de Arecibo se obtuvo esta imagen de 2005 YU55.

Es una buena oportunidad, según cuenta la NASA, para observar de cerca uno de estos cuerpos celestes.  Mediante el empleo de ondas de radio enviadas desde Arecibo y Goldtone se pretende conocer la superficie del asteroide. Se espera una vez recogidas estas ondas tras ser reflejadas, realizar un mapa de 2005 Yu55 con una resolución máxima de 2 metros por píxel. En 2010 se hicieron estas observaciones desde Arecibo y mostraron un meteorito de forma esférica que rota con un periodo de 18 horas.

 

Para los aficionados a la astronomía que quieran ver el asteroide tendrán que emplear un telescopio con un objetivo mayor o igual a 15 centímetros de diámetro. No hay muchas oportunidades como estas para ver asteroides de este tamaño (unos 400 metros de longitud)  que pasen tan cerca. La última vez que una de estas grandes rocas se cruzó con nosotros a una distancia parecida fue en el año 1976. No volveremos a ver algo parecido, según las estimaciones científicas, hasta el año 2028.

Trayectoria de YU55

Trayectoria del asteroide en la noche del 8 de noviembre (Wikipedia)

La NASA mantiene un programa para detectar estos objetos llamado “Spaceguard”. Utiliza telescopios terrestres y espaciales.

A %d blogueros les gusta esto: